Autor: “Lenin”

[Libro completo] Cuadernos filosóficos

Los escritos filosóficos de Lenin, que ahora publicamos, abarcan diez cuadernos y una cantidad enorme de notas sueltas de otros períodos. Fueron publicados póstumamente en “Léninski Sbórnik” IX y XII en 1929-1930, reeditados varias veces desde 1933 a 1947 como libro separado con el título “Cuadernos filosóficos”. Recopilan y reúnen manuscritos diversos y anotaciones bibliográficas de lecturas de Lenin sobre filosofía y dialéctica, redactados durante la primera guerra mundial (desarrolladas en la biblioteca pública de Zurich, durante su exilio en Suiza, principalmente en los años 1914-1915), época en la que también estudia la obra “De la guerra” de Karl von Clausewitz, redacta los “Cuadernos sobre el imperialismo” y, sobre toda esa base, escribe, sintetizando su concepción dialéctica de la revolución: “El derecho de las naciones a la autodeterminación”; “El imperialismo, fase superior del capitalismo” y “El Estado y la revolución”.

Entre muchos otros materiales incluidos en los “Cuadernos filosóficos”, se encuentra su célebre resumen sobre el libro de Hegel “Ciencia de la lógica” (probablemente escrito entre septiembre y diciembre de 1914) en el cual el líder bolchevique explora la base epistemológica a partir de la cual Karl Marx redacta y expone su principal obra: “El Capital: Crítica de la economía política”.

Los “Cuadernos filosóficos”, reflexión madura de Lenin a la cual llega habiendo incursionado y estudiado en profundidad la obra de Hegel (de quien Karl Marx se declara “discípulo” en el epílogo a la segunda edición alemana de “El Capital” de 1873), deben ser contrastados y comparados con una obra anterior del pensador bolchevique, escrita en 1908 (casi una década antes) al calor de una polémica política interna de su partido. En esa obra de 1908, Lenin discutía con una variante del neopositivismo conocida en aquella época como “empiriocriticismo”. Por entonces, cuando redacta y publica, polemizando con Bogdanov, Gorki, Lunacharsky y otros compañeros de su organización que estaban exiliados, muchos de ellos, en la escuela de bolcheviques en el exilio de Capri (Italia), Lenin todavía no había estudiado a fondo a Hegel. Su marxismo se mantenía aun bajo la órbita y las enseñanzas de Plejanov, a quien adoptaba todavía como su maestro indiscutido. Luego de iniciada la primera guerra mundial, y ante la traición de los grandes dirigentes de la socialdemocracia internacional, Rosa Luxemburg y Lenin rompen con Plejanov y con Kautsky, apoyándose, precisamente, en una concepción dialéctica para fundamentar su posición revolucionaria que aspiraba a caracterizar la guerra mundial como una guerra interimperialista promoviendo la transformación de la misma en guerra civil revolucionaria. Por eso, entre “Materialismo y empiriocriticismo” (adoptado en épocas de Stalin como un dogma sagrado) y los “Cuadernos filosóficos” hay una distancia teórica, epistemológica, filosófica y también política.

La edición que reproducimos a continuación, disponible en la web, corresponde al tomo 42 de las “Obras Completas” de Lenin editadas por editorial Akal de México. En Argentina, en las bibliotecas públicas, se consigue y se puede consultar el mismo libro, en una edición anterior publicada por editorial Cartago (de donde Akal adopta íntegra su versión), pero en esta versión anterior de Argentina, publicada en 1960, los “Cuadernos filosóficos” están en el tomo 38. No hemos podido corroborar en qué tomo de las “Obras completas” de Lenin publicadas por la Unión Soviética (editorial Progreso, también en castellano, última edición conocida de 1986-1987) se encuentran los “Cuadernos filosóficos”. Como volumen individual y separado, al margen de las “Obras Completas”, esta obra de Lenin fue publicada en nuestro idioma en Madrid por editorial Ayuso en 1974. La portada que reproducimos en el CIPEC corresponde a esta última versión española.

Para leer el libro completo hacer CLICK en la siguiente portada:

PORTADA ORIGINAL DEL PRIMER CUADERNO MANUSCRITO:


[Libro completo] El Estado y la revolución

A 100 años de la revolución bolchevique (que cambió completamente la historia del siglo XX ) y al mismo tiempo a 100 años de la redacción de este libro, nuestro pequeño homenaje a…. Lenin: El Estado y la revolución. Un libro para repensar a la luz de la crisis actual….

¿Es verdad lo que sostuvo durante 40 años el pensador social-liberal italiano Norberto Bobbio, para quien “el marxismo no tiene una teoría del poder ni de la política”? ¿Es cierto lo que terminaron concediéndole a Bobbio desde el último Louis Althusser y Michel Foucault, pasando por todos los eurocomunistas hasta el posmoderno Ernesto Laclau?

Para leer el texto completo en PDF hacer CLICK en la imagen:


[Libro entero] Los marxistas y la cuestión electoral

¿A morir por un voto? ¿Lenin ya no está de moda? ¿Ahora el modelo es “Podemos” del estado español? Si te interesa conocer el pensamiento de Lenin, reproducimos un libro perdido y curiosamente “olvidado”, publicado en Argentina por José Luis Mangieri con el sello LA ROSA BLINDADA en 1973. Incorpora dos documentos leninistas: “El triunfo de los Kadetes y las tareas del partido obrero” y “La socialdemocracia y los acuerdos electorales”.


¿Qué hacer?. Problemas candentes de nuestro movimiento

Lenin    15.Dic.05    Libros

[Libro completo] La “libertad de crítica” es hoy, sin duda, la consigna más en boga, la que más se emplea en las discusiones entre socialistas y demócratas de todos los países. A primera vista es difícil imaginarse nada más extraño que esas alusiones solemnes a la libertad de crítica, hechas por una de las partes contendientes. ¿Es que en el seno de los partidos avanzados se han levantado voces en contra de la ley constitucional que garantiza la libertad de ciencia y de investigación científica en la mayoría de los países europeos? “¡Aquí pasa algo!”, se dirá toda persona ajena a la cuestión que haya oído la consigna de moda, repetida en todas partes, pero que no haya profundizado aún en la esencia de las discrepancias. “Esta consigna es, por lo visto, una de esas palabrejas convencionales que, como los apodos, son legalizadas por el uso y se convierten casi en nombres comunes”.