Mensaje al SEMINARIO GUEVARISTA INTERNACIONAL

No somos de los(as) que hacemos las ofrendas y reconocimientos al Che para cerciorarnos de que esté bien muerto. Estos son tiempos del Che, en mayor escala que aquellos que le tocó vivir. Tiempos, además, para degradar y descalificar tal y como se lo merecen las traiciones, las renegaciones, las simulaciones, los blandenguerías y los acomodamientos de quienes desde falsas poses de izquierda se convierten en factores funcionales al sistema de dominación… ya en sus variantes duras, ya en sus variantes “light”.



Santo Domingo, República Dominicana, 4 de junio 2008

Apreciados(as) compañero(a)s:

En sintonía con el merecido homenaje a Ernesto Che Guevara al cumplirse ochenta años de su nacimiento, le transmito un cálido saludo a todos(as) los(as) participantes en el “SEMINARIO GUEVARISTA INTERNACIONAL”.

Desde la Presidencia Colectiva de la Coordinadora Continental Bolivariana(CCB) y desde nuestro proyecto nacional Nueva Izquierda-Círculos Caamañistas, les expreso nuestro reconocimiento por ese importante esfuerzo conmemorativo y esa jornada de reflexión en torno a la trayectoria, el pensamiento y el ejemplo trascendente del Che; figura emblemática de la ética, la entrega y la creatividad revolucionarias.

Es una época en que el capitalismo se ha tornado más explotador, excluyente, depredador y empobrecedor…el Che militante, rebelde, insumiso, combatiente, retoma palpitante actualidad.

En esta fase de la globalización neoliberal, de la guerra global imperialista, del despliegue de la tesis de la guerra preventiva por los halcones de Washington, de la expansión militarista –intervencionista- del Pentágono y del Complejo Militar-Industrial de los EEUU… el antiimperialismo y el internacionalismo del Che tienen mayor razón de ser.

En este mundo en que proliferan los poderes mafiosos y gangsterizados, las partidocracias corruptas, las simulaciones, las burocracias insensibles…la ética y la moral del Che se agigantan.

Adversario irreconciliable del dogma, critico temprano del mal llamado “socialismo de Estado”, enemigo de la introducción de los anti-valores del capitalismo al interior de los procesos y de las fuerzas de orientación socialista, implacable crítico del burocratismo, irreverente ante todas las modalidades de injusticias, deformaciones, vanidades… su vocación innovadora y apertura de mente adquieren un valor especial en estos tiempos de rearme del proyecto revolucionarios y de recreación de las propuestas socialistas.

Estos son tiempos del Che, en mayor escala que aquellos que le tocó vivir.

Tiempos, además, para degradar y descalificar tal y como se lo merecen las traiciones, las renegaciones, las simulaciones, los blandenguerías y los acomodamientos de quienes desde falsas poses de izquierda se convierten en factores funcionales al sistema de dominación… ya en sus variantes duras, ya en sus variantes “light”.

No somos de los(as) que hacemos las ofrendas y reconocimientos al Che para cerciorarnos de que esté bien muerto, como han hecho por décadas los políticos tradicionales y los intelectuales del sistema respecto a la memoria de nuestros próceres, héroes y heroínas. ¡Estamos convencidos de su actualidad, más aun en esta “hora de los hornos” de nuestra América!

Periodo en el que tiene lugar una trascendente ola de cambios enfrentada a una intensa contraofensiva del imperialismo y de las oligarquías, realidades que no deben ser ni soslayadas ni minimizadas. Periodo de procesos hacia la revolución, de viraje hacia la izquierda, de reformas avanzadas… vetadas por al reacción. Periodo de contra-ataques oligárquicos, contrarrevolucionarios, divisionistas, racistas, intervencionistas.

Nuestra América se sitúa hoy a la vanguardia de la lucha contra los modelos neoliberales en crisis y confluyen en el torrente por cambios de gobiernos y sistemas de dominación decadentes las más diversas formas de lucha y de actores sociales y políticos contestatarios.

En todos ellos se siente la presencia estimulante de Che, incluida de manera sobresaliente en las insurgencias armadas que el orden dominante quiso presentar como caducas; puesto que a pesar de esos presagios, en plena depresión -ocasionada por el colapso del llamado “socialismo real” y por el auge del neoliberalismo- las hubo que lograron resistir, recomponerse y crecer hasta los niveles impresionantes.

De ahí el odio imperial contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejército del Pueblo (FARC-EP) y contra otros movimientos armados.

El combate, pues, ha sido y será multiforme, abarcador de nuevos y viejos actores, de variados métodos de lucha, diversas vías de aproximación a los cambios y formas de unidad.

La Coordinadora Continental Bolivariana (CCB), camino a constituirse en un gran Movimiento Continental Bolivariano, se esfuerza actualmente en construir un espacio que exprese, promueva y facilite la confluencia y compactación de esa diversidad revolucionaria en acción, dentro de una estrategia de ruptura y creación.

Bolívar y el Che, como la más alta expresión de la continentalización histórica de las luchas populares, la simbolizan en compañía de todos(as) nuestros próceres, héroes y heroínas.

La CCB procura ser incluyente de todo lo auténticamente transformador y además confrontativa frente a todos los factores de dominación y opresión. Permanece con las puertas abiertas para todos(as) las expresiones de la gran y creciente diversidad revolucionaria latino-caribeña. Y aspira a ser inconmoviblemente leal al legado internacionalista, latinoamericanista y antillanista del Che Guevara.

¡Éxitos hermanos(as) en esta nueva jornada!

¡Éxitos en el propósito de volver al Che en toda su inmensidad y autenticidad revolucionaria!

¡En Bolívar y los próceres de nuestra América nos encontramos todos(as)!

¡Hasta la victoria siempre!